accordionarrow-rightdate location time trigger
Alumnos  Futuros Alumnos  Pregrado  Profesores

Felipe Vera, profesor DesignLab: “Formamos una escuela que piensa multisectorialmente”

Actualmente docente DesignLab, Luis Felipe tiene un Master en Urbanism, Landscape and Ecology de la Universidad de Harvard. En 2014 llegó a la Universidad Adolfo Ibáñez, y agradado del proyecto educativo señala “me gusta la propuesta de valor de la Escuela de Diseño, que es multidisciplinaria en el sentido que no se adhiere a ninguna disciplina como tradicionalmente conocemos en Chile”.

Entre 2016 y 2017, Luis Felipe tiene tres Fondart adjudicados, dos de ellos de autoría propia: “Santiago Ecologías Emergentes (2016)” y “Construcción de un manifiesto efímero (2016)”. El tercer proyecto es liderado por Jannette Sordi, también profesora e investigadora UAI, y este 2017 obtuvieron un Fondart de Arquitectura con el proyecto “Ciudades a medio tiempo: paisajes estacionales, arquitectura costera y reciclaje”, en el que Luis Felipe Vera junto a Diego Pinochet y Alexandros Tsamis colaboran en la investigación.

Destaca la Escuela señalando que “creo que es el único lugar en Chile en el que hay un nivel de concentración de capital humano altamente calificado, difícilmente replicable en otras estructuras”, sin embargo, uno de los grandes desafíos de Luis Felipe es vincular la ciencia y la investigación en las asignaturas que dicta.

¿Cómo describes las asignaturas que has dictado en la UAI?
Uno de los grandes desafíos que tienen es exactamente el de vincular la ciencia y la investigación. Mi identidad como académico, proviene más de la investigación que de la docencia. Entonces, el desafío en la sala de clases es doble, entendiendo la docencia como la mediación entre el conocimiento en proceso – que es la investigación –  y la práctica. Es una forma muy particular de docencia, y es necesario entender que hay ciertas competencias claves para poder inculcarte en ese proceso.

¿Cuáles desafíos tienes tú para formar investigadores?
Entregar las competencias a los alumnos para que se involucren en estos procesos, manejar esos niveles de ansiedad que muchas veces pueden llevar al desencanto, al no ver resultados. Esa es la primera, que tiene que ver con las competencias y la formación. La segunda es que en Chile probablemente, no están tan claras en términos profesionales, sobre todo en incertidumbres como ¿qué pasa después que se acaba la universidad?¿cuál puede ser el recorrido mental de alguien que tiene más competencias como investigador que como profesional practicante?

En una universidad, ¿cuál debiera ser el perfil del egresado?
Me gustaría que fuese un visionario con los pies en la tierra, alguien que conoce todas las cosas que están afuera del mundo, que saben dónde están, que no las sabe de memoria, que no las tiene que ocupar, que tiene desarrollada una muy buena intuición y por tanto puede soñar, puede imaginar, puede desafiar con las ideas y el pensamiento, pero que al mismo tiempo sabe lo que cuesta y el cómo las cosas se implementan. Es alguien que tiene esa condición doble, el poder soñar rápidamente con los pies en la tierra.

Con competencias específicas, me imagino un set muy claro de competencias blandas, que tienen que ver con generar ecologías de innovación, armar equipos, liderazgo, pero también especular, no tenerle miedo a la ansiedad de no conocer las respuestas, ser extremadamente curiosos, un personaje que no se queda tranquilo.

Volver a Alumnos